Skip to content

Repelente natural para niños: receta casera y efectiva

En esta guía te enseñaremos cómo hacer un repelente casero para niños, una alternativa natural y segura para proteger a tus pequeños de los molestos insectos. Con ingredientes sencillos y fáciles de conseguir, podrás crear un repelente efectivo y libre de químicos dañinos. ¡Sigue los pasos que te presentamos a continuación y disfruta de actividades al aire libre sin preocupaciones!

Repelente casero para niños

Ingredientes:
– Aceite esencial de citronela: 10-15 gotas
– Aceite esencial de lavanda: 10-15 gotas
– Aceite esencial de eucalipto: 10-15 gotas
– Aceite de coco: 1/4 de taza
– Agua destilada: 1/2 taza
– Frasco con atomizador

Pasos:

1. En un recipiente, mezcla el aceite de coco con los aceites esenciales de citronela, lavanda y eucalipto. Revuelve bien para que se integren completamente.

2. Calienta la mezcla ligeramente para que el aceite de coco se derrita y se mezcle de manera homogénea con los aceites esenciales. Puedes hacerlo en el microondas o a baño maría.

3. Una vez que la mezcla esté bien integrada, déjala enfriar un poco para que no esté demasiado caliente al aplicarla en la piel de los niños.

4. Agrega el agua destilada a la mezcla de aceites y revuelve nuevamente para que se mezcle todo de manera uniforme.

5. Vierte la mezcla en el frasco con atomizador y asegúrate de que esté bien cerrado para evitar derrames.

6. Agita el frasco antes de cada uso para asegurarte de que los ingredientes estén bien mezclados.

7. Aplica el repelente casero en la piel de los niños antes de salir al aire libre, especialmente en zonas donde haya mosquitos u otros insectos.

8. Reaplica el repelente cada 2-3 horas o según sea necesario, especialmente si los niños están sudando o en contacto con el agua.

Este repelente casero es una alternativa natural y segura para proteger a los niños de las picaduras de insectos, evitando el uso de productos químicos agresivos. Recuerda que, aunque los aceites esenciales son naturales, es importante hacer una prueba en una pequeña área de la piel para descartar posibles reacciones alérgicas.

Aquí tienes algunos consejos finales para hacer un repelente casero para niños:

1. Utiliza ingredientes naturales y seguros: Asegúrate de utilizar ingredientes naturales y seguros para la piel de los niños, como aceites esenciales de citronela, eucalipto, lavanda o menta.

2. Realiza una prueba de sensibilidad: Antes de aplicar el repelente en toda la piel de tu hijo, realiza una pequeña prueba en una pequeña área para asegurarte de que no haya ninguna reacción alérgica.

3. Aplica el repelente de manera uniforme: Asegúrate de aplicar el repelente de manera uniforme en todas las áreas expuestas de la piel, evitando el contacto con los ojos y la boca.

4. Reaplica según sea necesario: Dependiendo de la duración del efecto del repelente, reaplica según sea necesario para mantener a los mosquitos alejados.

5. Almacena el repelente de manera segura: Almacena el repelente casero en un recipiente seguro y fuera del alcance de los niños, para evitar ingestiones accidentales.

Recuerda que, aunque los repelentes caseros pueden ser efectivos, es importante seguir las recomendaciones de salud pública y consultar con un profesional de la salud si tienes alguna duda o inquietud. ¡Espero que estos consejos te sean útiles!